Xóchil Guadalupe Cruz López, a sus nueve años, ha sido galardona por la Máxima Casa de Estudios de México por sus aportes científicos hechos en proyectos de energías limpias para las comunidades cercanas de su natal San Cristóbal de Las Casas.

En 2018, la Revista Forbes México, la colocó como la única chiapaneca en su lista de las “100 mujeres más poderosas del país” debido a su trascendencia en el ámbito de la ciencia y tecnología.

La joven estudiante fue premiada con Premio del Instituto de Ciencia Nuclear de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), por la que fue conocida a nivel nacional e internacional; esto último ya que fue invitada especial de la Cumbre Mundial de Premios Nobel realizado en Mérida, Yucatán.

Xóchil comentó que tal reconocimiento por parte de las instituciones públicas y privadas, le representan un sentimiento bonito, además de una experiencia que puede servir de inspiración a niños y niñas.

El año pasado, Cruz López, fue la primera niña que recibe el “Reconocimiento ICN a la Mujer” por sus aptitudes sobresalientes demostrados en el trabajo de la divulgación científica.

Xóchitl es originaria de San Cristóbal de Las Casas, actualmente cursa el cuarto grado de primaria. Jesús Iradier Santiago, coordinador estatal del Programa Adopta un Talento (Pauta) de la UNAM, señaló que la pequeña, ya había ganado premios en otras ferias en las que ha participado con diferentes proyectos de impacto social.

El proyecto con el que ganó fue un calentador solar de agua que construyó para su propia casa, en la que utilizó dos puertas de cristal, mangueras para la salida del agua en la que se conectan los botes, una más para comunicar al tanque de gas y varias botellas.

La chiapaneca mencionó que fue asistida por su papá para algunas acciones, como subir a una escalera sin protección y conectar los tubos que necesitaban a una persona con mayor fuerza.

Señaló que al usar materiales reciclados no daña al medio ambiente. El siguiente paso será crear un calentador más grande que utilice paneles solares, pero para eso busca el apoyo de universidades o investigadores.

Comentó que uno de los problemas es que las personas de bajos recursos no pueden comprar esos calefactores, entonces deciden talar árboles para conseguir leña y eso termina por afectar al mundo con el calentamiento global.

Al ser entrevistada, la chiapaneca comentó que es necesario que los más jóvenes que tienen proyectos a desarrollar sean apoyados, ya que para el estado será un orgullo tener a generaciones talentosas en diferentes ámbitos.

Por último, la joven añadió que en este año espera perfeccionar su proyecto de calentador, para luego ser implementado en comunidades cercanas.

“Me han comentado muchas personas que siga echándole ganas y que nunca me rinda. Mi intención es apoyar a las comunidades”, finalizó.